Salt, la punta del iceberg - article ABC 19/01/2011

Hoy más que nunca, a raíz de los acontecimientos sucedidos en Salt (Girona), se evidencia que la gestión del fenómeno de la inmigración es uno de los temas más importantes de nuestra agenda política.

La importancia de profundizar con rigor y serenidad en el debate sobre la inmigración es una necesidad real, aunque a algunos partidos políticos no les interese y se dediquen a descalificar y tachar de xenófobos a aquellos que si queremos tratar y hacer propuestas serias en relación a este tema.

Estamos ante un fenómeno social muy complejo y no fácil de gestionar por lo que el rigor en los planteamientos es imprescindible, y rigor no quiere decir cobardía, ni ambigüedad, ni mutismo, sino todo lo contrario, quiere decir firmeza, claridad y contundencia, características todas ellas presentes en las propuestas del Partido Popular para luchar contra la inmigración ilegal e irregular existente actualmente en nuestros pueblos y ciudades.

Hicimos las propuestas en campaña. Ahora, empezada la legislatura, cumplimos lo que prometemos y las llevaremos también al Parlament. Entre ellas, la creación de un contrato de integración para las personas inmigrantes, la ampliación de la capacidad de los municipios en la valoración y la decisión en el otorgamiento de los permisos de arraigo y reagrupación familiar en función del cumplimiento de nuestras ordenanzas de civismo y convivencia. Hace falta más contundencia y rigor en la aplicación de la ley en relación a la expulsión de las personas inmigrantes en situación irregular y las que delinquen de manera constante y reincidente. Ya lo dice la ley, ahora tan sólo hay que cumplirla.

Nosotros trabajamos a favor de una inmigración ordenada y regular, que se integre, que entienda que tiene derechos pero también deberes y obligaciones y que respete nuestras tradiciones y nuestros valores en aras de la convivencia plena. Por desgracia los que nos gobiernan no trabajan en este sentido y se dedican a gestionar este fenómeno con permisividad en vez de aplicar con contundencia y mano firme la ley.

La realidad existente actualmente en muchas ciudades, las cuales tienen grandes problemas de convivencia, es pues consecuencia de las pésimas y equivocadas políticas de inmigración llevadas a cabo por el partido socialista y CiU durante muchos años.

Es el momento del cambio, hace falta rectificar las políticas de inmigración desarrolladas hasta el día de hoy y eso pasa por un cambio de rumbo y de manera de gestionar este fenómeno, es decir, por un cambio de gobierno en España y en aquellos municipios donde el partido socialista y CiU no se han atrevido a abordar el tema de manera seria y se han dedicado a practicar el “buenismo”. La única formación política que actualmente puede garantizar la firmeza necesaria con la que hace falta actuar es el Partido Popular.

Enric Millo
Portavoz del PPC en el Parlament de Catalunya