Entrevista Enric Millo - La Razón 05/12/2011

«Tener acuerdos estables es difícil si amenazan con referéndums»

Enric Millo / Portavoz parlamentario del PP: «CiU debe ser tan responsable en España como lo es el PP en Cataluña»

Negociador clave en el Parlament

Enric Millo (Terrassa, 1960) tenía en las generales el reto de volver a lograr representación por Girona. Lo consiguió, aunque no irá al Congreso porque es clave en Cataluña. En un momento en que CiU debe volver a decidir con quién pactará los presupuestos, su don para negociar es muy preciado, así como su estilo de orador. Este economista defiende que si un ex president accede a otro cargo político, no tiene razón de ser su oficina pagada por la Generalitat.



«Tras el 20-N, el PP catalán puede facilitar el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat»

Ha renunciado a su acta de diputado en el Congreso para seguir como portavoz en el Parlament. ¿Se queda con las ganas de ir a Madrid?
– Le pedí a Alicia Sánchez-Camacho hace tres años asumir el reto de recuperar la representación del PP por Girona en unas generales. Me hacía mucha ilusión personalmente y lo hemos logrado después de un resultado espectacular. Llegado el momento de decidir y viendo el nuevo escenario generado por una mayoría absoluta del PP, mi presidenta me planteó que había que reforzar el grupo en el Parlament porque el PP es pieza clave tanto en la gobernabilidad de Cataluña como en la interlocución entre el Gobierno y la Generalitat. Y yo lo acepto y lo asumo con ilusión porque es un honor hacer este doble trabajo.

Los contactos para negociar los presupuestos de 2012 han comenzado y se van a intensificar esta semana. ¿Qué va a plantear el PP al Govern?
– En primer lugar, reclamamos al Govern un dossier por escrito donde rinda cuentas de los compromisos que firmamos hace unos meses para abstenernos en los presupuestos de 2011. Si no podemos verificar que hay un grado aceptable de cumplimiento por parte del Govern no habrá credibilidad y, por tanto, será imposible negociar nada.

Uno de los compromisos que firmó el Govern con el PP consistía en reorientar el papel de las «embajadas» e incluso suprimir alguna.
– Sí, debemos comprobar que existe la determinación por parte del Govern de eliminar por completo el concepto de representación diplomática de las «embajadas». No aceptaremos que haya delegaciones diplomáticas de la Generalitat porque esta representación ya se canaliza a través de las embajadas españolas. Sí que vemos con buenos ojos que estas oficinas se conviertan en plataformas para captar inversiones para Cataluña y para facilitar la internacionalización de las empresas.

¿Se debería suprimir la figura del delegado de la Generalitat en estas oficinas?
– La figura de un delegado con rango político no debería existir. En las oficinas exteriores tiene que haber técnicos y personal dedicado a la promoción económica.

¿El PP quiere ser socio preferente del Govern?
– No, no es eso. Lo que sí que queremos es que el Govern tenga claro que nosotros somos la única formación que no tiene responsabilidad en todo lo que ha pasado hasta ahora. El PP puede incluso tener responsabilidad de gobierno en Cataluña, pero en estos momentos el tema no está sobre la mesa y el Govern no hace este planteamiento. En su día lo desestimó y no se ha vuelto a hablar. Mas optó por presidir un gobierno en situación de debilidad, de pedir permiso a cada momento para tomar sus iniciativas. A partir de aquí, nosotros ejercemos un papel de oposición constructiva, crítica y responsable. Estamos siempre abiertos a pactar medidas para salir de la crisis y generar empleo.

¿Cambia en Cataluña el papel del PP catalán después de la mayoría absoluta de Mariano Rajoy?
– Sí, el PP ya es un interlocutor de la Generalitat, pero ahora también lo puede ser entre el Gobierno y la Generalitat, ya que podemos actuar como facilitadores de acuerdos. Queremos contribuir a mejorar las relaciones entre Cataluña y el resto de España, pero CiU debe tomar una decisión después de fracasar en su intento de evitar la mayoría absoluta. El futuro gobierno del PP no necesita a CiU en este contexto, pero Mariano Rajoy ya ha dicho que quiere presidir un Ejecutivo dialogante y que tenga en cuenta a Cataluña. Ahora, la decisión de Mas es optar por enrocarse con un gobierno frentista, radical y soberanista o, por el contrario, optar por la colaboración. Las consecuencias son muy diferentes. En todo caso, Rajoy ha dejado claro que hablará con todo el mundo, aunque pide que haya agilidad en las decisiones. Yo lo que espero es que CiU sea al menos tan responsable en España como la ha sido el PP en Cataluña-

Mas también puede optar por forzar un anticipo electoral en Cataluña. Ha amagado con ello al menos un par de veces.
– Si no ha habido elecciones anticipadas en Cataluña es por la responsabilidad del PP para facilitar la aprobación de los presupuestos de 2011. En todo caso, el Govern insiste en dar tumbos y en lo que llama la geometría variable que, en nuestra opinión, no beneficia en nada porque al Govern le falta estabilidad para la lucha contra la crisis.

¿Y si la Generalitat se centrara en exclusiva en la lucha contra la crisis?
– En este contexto sería posible un acuerdo de legislatura con el PP e incluso un acuerdo de gobierno, pero, actualmente, no se da esta circunstancia porque el Govern tiene planteamientos contradictorios. Es verdad que en cuanto a la economía tenemos un grado de coincidencia importante, aunque no es total porque no compartimos sus medidas de austeridad, por ejemplo, en sanidad. Pero el Govern insiste en su transición nacional, en amenazar con referéndums y así es muy difícil trabar acuerdos de estabilidad.