Entrevista Enric Millo a La Vanguardia Digital - 2/03/2012

Enric Millo: "El control de la caja es una postura maximalista y radical"



El 'número dos' del PP de Catalunya ve posible un pacto fiscal que reconozca "la singularidad que tiene Catalunya y no tienen otras"

Ya conocemos dos propuestas de pacto fiscal, la de CiU y ERC, y la del PSC, faltará la del PP de Catalunya, que se demorará porque "la prioridad es salir de la crisis". El número dos de los populares en Catalunya, Enric Millo, asistió a la presentación de la propuesta socialista: "Es bueno conocer las opiniones de los demás" y quién sabe, tal vez haya un entendimiento con la formación de Pere Navarro porque "ellos tampoco están de acuerdo con el concierto económico", recuerda. Mientras tanto, toca hacer más ajustes porque "hay demasiadas partidas superfluas", y hacerlo sin atajos.: rechaza flexibilizar el objetivo de déficit catalán.

¿El PP de Catalunya coincide en que Catalunya necesita otro modelo de financiación que aporte más recursos?

El modelo actual no está acorde a las necesidades de Catalunya y se lo hemos explicado al presidente Rajoy, que está dispuesto a escuchar y a estudiarlo. El modelo del tripartito no es bueno, es un farol que ha provocado una subida de impuestos y no genera los ingresos esperados. Necesitamos un modelo más justo pero a la vez solidario, con dos condiciones: que esa solidaridad sea limitada y que no comprometa la capacidad de crecimiento de Catalunya. Se puede pedir la singularidad de la realidad catalana sin dejar de ser solidario con el resto de las comunidades.

CiU también defiende estas ideas

Pero se equivocan quienes piensan que el único camino es el concierto económico. Hay otras posibilidades. Se puede y se debe ser imaginativo y hay que ser innovador para encontrar un modelo de todos, que incluya a los ayuntamientos, que son los grandes olvidados, y que se pueda consensuar.

Javier Arenas, José Antonio Monago, Maria Dolores de Cospedal o Ramon Luis Valcárcel... ¿lo entenderán?

El resto de las comunidades autónomas donde gobierna el PP intentará defender el mejor modelo para ellas. Lo tienen que entender. Nosotros tenemos derecho a un modelo mejor, más justo, pero sería muy egoísta pensar que somos los únicos que tenemos derechos. Todos intentarán mejorar. La clave está en consensuar entre nosotros y el Govern un modelo mejor y que no sea perjudicial para el resto. Que reconozca una singularidad que tiene Catalunya y que no tienen otras comunidades pero que nos tiene que hacer iguales en financiación per cápita, porque la de un catalán no puede ser mayor ni menor que la de un extremeño.

Sin ustedes no hay pacto fiscal. Vuelven a tener la sartén por el mango.

Excluir al PP del acuerdo de financiación supondría volver al pasado, al pacto del Tinell, a la firma ante notario, y espero que esto no pase porque es evidente que quien tiene mayor posibilidad de contribuir al éxito de un modelo de financiación para Catalunya es el PP. Si excluyes a quienes más te pueden ayudar es que tienes voluntad de fracasar o no te has enterado de qué va la película.

El PSC ha hecho caso a Mas y ya ha puesto su propuesta encima de la mesa.

Es bueno conocerlas todas porque no es cierto que sólo haya una propuesta de financiación. Lo que hay es una propuesta de pacto fiscal de CiU y ERC. El PSC plantea ahora la suya, seguramente no tiene nada mejor que hacer y como tiene que asomar la cabeza de alguna forma plantea esto. Pero habrá una del PP que no la planteamos todavía porque tenemos otra prioridad. El PP tiene que gobernar y sacar a España de la crisis. No es la prioridad porque el actual modelo está vigente hasta 2013 y el nuevo modelo no entrará en vigor hasta 2014. Hay tiempo de sobra.

Ni ustedes ni el PSC quieren el concierto ¿Hablarán?

Estamos interesados en conocer la propuesta del PSC y también hablaremos con ellos pero lo ideal sería conseguir un pacto fiscal general, con máximo consenso. No es nuestra voluntad excluir al PSC. Puede suceder si el PSC se autoexcluye, pero nos gustaría que hubiera voluntad y capacidad de tener un pacto general, fiscal y catalán.

Pero la de CiU tiene una línea roja: que Catalunya controle la caja de los impuestos que pagan los ciudadanos.

Cuando alguien va a una negociación con demasiadas líneas rojas al final no hay margen para negociar. Si la primera línea roja es la recaudación de todos los impuestos y el control de toda la caja y para después hacer lo que quiera con la solidaridad, no habrá margen. Es una postura maximalista y radical que escuchamos de CiU pero espero que el tiempo permita flexibilizarla para facilitar un escenario en el que el president Mas y el presidente Rajoy puedan llegar a un acuerdo.

¿El Estado debería flexibilizar el déficit de Catalunya?

No estamos para flexibilizar nada sino para ser muy rigurosos. El principal problema es la hemorragia del déficit público y flexibilizar me suena a no tapar la hemorragia. El objetivo es ser más estricto con el gasto público y la eliminación de las partidas superfluas e innecesarias que todavía hay y que no son ni de educación, ni de sanidad, ni de servicios sociales. Al Govern todavía le falta coraje y no se acaba de poner las pilas en esto y se las tiene que poner.

Pero las previsiones macroeconómicas no se cumplen. ¿Qué prefieren tocar los ingresos o los gastos?

El déficit del 2011 nos condiciona pero también la previsión de crecimiento de Catalunya para el 2012, que finalmente será mucho menor, del orden del -1,5% o -1,7%. Esto obligará a replantear una parte importante de las cuentas, y se debe hacer pasando por el Parlament otra vez. Todo apunta a que deberemos entrar en una segunda negociación del presupuesto muy pronto y requerirá nuevamente de nuestro concurso para poder modificarlo. Es evidente que habrá más ajustes pero que sea por la vía de los ingresos está por ver.

Segundo año pactando los presupuestos con el Govern, dicen que no hay dos sin tres...

Cada año es diferente. Creemos que ahora la prioridad es la estabilidad, pero sería deseable que una vez iniciado el camino de la recuperación económica, de la estabilidad presupuestaria, que es el que hemos iniciado en 2011 y seguimos en 2012, sería muy bueno para Catalunya que el Govern continuase este camino. Si no abandona esta línea se puede dar un escenario de negociaciones positivas para el 2013, pero no está en nuestras manos. El Govern deberá elegir entre un socio responsable o pactar con aquellos que nos han llevado a la miseria.

¿CiU ha hecho teatro con el supuesto interés demostrado a ERC para llegar a un acuerdo?

CiU vive todavía, aunque espero que por poco tiempo, con un complejo histórico de que pactar con el PP de Catalunya no es bueno.

Se avergüenzan...

Aunque en un momento determinado llegaron a ir al notario, creo que ya no se avergüenzan, pero los protagonistas de aquel capítulo viven la consecuencia de su propia estrategia y eso les lleva a escenificar demasiado una supuesta geometría variable. Al final lo que cuentan son los hechos y a la hora de buscar un socio responsable, ese socio es el PP.

Ustedes sabían que el Govern bajaría el sueldo de los funcionarios, ¿les irritó que lo anunciaran un día después de su acuerdo?

Cuesta entender por qué lo hicieron de esta forma. Es un error de comunicación más del Govern, de los muchos que está teniendo. Tal y como lo hicieron daba la impresión de que era una nueva medida cuando la competencia para bajar el sueldo de los funcionarios es del Estado, no de la Generalitat. Se trata de un recorte de horarios laborales, complementos, etc. que en total corresponde al 3% de la masa salarial. Crearon una alarma infundada.

El Govern ya abría la puerta a retocar las tasas antes de negociar. ¿Dónde está el mérito del acuerdo?

El Govern no estaba dispuesto a moverse tanto como se ha movido. Se ha movido y mucho. Aunque no es el presupuesto que nosotros querríamos. De todas formas nos sentimos poco identificados con él y por eso nos abstenemos y no votamos a favor. Las tasas son sólo algunos de los 10 puntos del acuerdo. El Govern presentó un proyecto para esas tasas no tiene nada que ver con el resultado final y hemos tocado otras cuestiones: compromisos con los emprendedores, en fomento de la ocupación, seguridad de los Mossos, eliminación de empresas públicas, racionalización del sector público...

¿Les pilló por sorpresa las declaraciones de Ana Pastor sobre el corredor central?

No porque para nosotros el corredor prioritario es el del Mediterráneo y siempre lo hemos defendido así.

Pero es el que más cuesta

Es un tema de coste-beneficio. Tienen más valor, luego cuesta más. Pero es el que acumula el 60% del PIB de España y tiene unas características para la red ferroviaria internacional que lo hacen prioritario y la UE ya se ha posicionado sobre esto. No se pueden excluir otros corredores y no hemos visto nunca en las palabras de la ministra un ataque a este principio sino una voluntad de defender que se incorpore en el mapa el corredor central. Una cosa es que se incorpore y otra que sea prioritario y prioritario significa que se haga antes.

Catalanista, humanista y tentado por ERC

Usted comenzó en esto de la política en Unió y hay quien dice que estuvo a punto de ingresar en ERC...

No, al contrario. Hubo un intento por parte de algunos dirigentes de ERC de hablar conmigo cuando supieron que yo dejaba Unió Democràtica en el año 2003, pero no había ninguna posibilidad. Me considero humanista, de inspiración cristiana, moderado, de centro derecha y es lo que sigo pensando

¿Y catalanista?

Siempre. El catalanismo es una manera de defender Catalunya y los intereses de todos, de los que han nacido aquí y de los que han venido de fuera. De la misma forma que una persona del PP de Galicia es galleguista y uno del PP de Andalucía es andalucista, aquí también se puede ser catalanista siendo del PP de Catalunya. Pero es especialmente importante separar el catalanismo del nacionalismo independentista, algo que no he compartido nunca.

El PP de Catalunya de Alicia Sánchez-Camacho parece más centrado...

Cada cual tiene su estilo de liderazgo pero el partido sigue siendo el mismo y el ideario político, los valores y la doctrina es la misma. El PP de Catalunya en ningún momento se ha movido ni un milímetro de su ideología y sus valores. Seguimos defendiendo las resoluciones del Tribunal Constitucional sobre el Estatut y del Tribunal Supremo sobre el castellano en las escuelas.