"El triste papel del socialismo catalán (PSC)" - Artículo publicado en ABC 07.05.2013

La política catalana está muy entretenida. Entiéndase en el estricto sentido del verbo entretener que lleva el diccionario de la Real Academia Española: “Distraer a alguien impidiéndole hacer algo”. Tal cual. A eso se dedica el Gobierno de la Generalitat, a distraer a los catalanes de la incapacidad de sus gobernantes para resolver los verdaderos problemas que padecen. 

Como ejemplo la reunión de autobombo que convocó ayer el presidente de la Generalitat, Artur Mas, con el fin de encarrilar el proceso de separarnos de España. Tras el eufemismo de “derecho a decidir” y bajo un presunto manto democrático, pretende primero hacernos creer que no vivimos en plena democracia y, segundo, que para mejorar nuestro sistema la única alternativa es separar a Cataluña de España. Engaño por ambas partes. 

El Gobierno de CiU está entretenido exclusivamente en esto. Es decir, y volviendo al verbo, esto les ocupa todo el tiempo y esfuerzo y les impide hacer aquello que les ha sido encomendado, trabajar para resolver problemas como hace cualquier gobernante por mandato de las urnas (democráticas, por cierto). 

A tan ardua tarea hay que sumar la inestimable ayuda del PSC que ha preferido hacer de comparsa de Artur Mas y compañía antes que defender sus propios principios. El triste papel del PSC se limita a hacer seguidismo de lo que diga CiU, no vaya a ser que los critiquen por ser lo que son. Cada día nos sorprenden con una nueva idea que parece sacada de una chistera pero todas dentro del juego de CiU y los independentistas de ERC. Es por eso que les hemos pedido que dejen de hacerle el trabajo sucio a Artur Mas intentando legalizar un proceso separatista, pero no hemos sido los únicos, hasta la ex ministra cabeza de cartel para las elecciones generales por Barcelona se lo ha pedido. Algo va mal en el partido socialista cuando están renunciando a sus fundamentos para sumarse a la deriva independentista de CiU, y más aún cuando esta deriva es usada también para tapar su propia incompetencia para gobernar Cataluña o para hacer promoción de Artur Mas. 

En el entretenimiento del Gobierno de la Generalitat y de CiU, cada uno juega su papel y éste no es insignificante. Lo que los partidos digamos y hagamos ahora va a marcar el transcurso político de los próximos tiempos. Por este motivo invitamos a los socialistas a la reflexión, no se trata de hacer amigos convergentes, se trata del presente y del futuro de Cataluña y de España. No es ningún juego. 

Josep Enric Millo 
Vicesecretario y portavoz del PPC en el Parlament de Catalunya