Un paso al frente - Artículo ABC 01.07.2014

El pasado fin de semana hemos visto con cierta perplejidad como el presidente del comité de gobierno de Unió y secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, afirmaba que hay que promover un nuevo espacio de centro en Cataluña. Es curioso que lo diga él, porque de hecho lo tiene muy fácil, sólo tiene que dar un paso al frente y desmarcarse de las políticas separatistas de Convergencia y de ERC. Es él y sólo él quien con su apoyo está permitiendo esa deriva, por mucho que se empeñe en erigirse como lo contrario una vez cada quince días. 

Unió tiene 14 diputados en el Parlament de Catalunya, seis diputados en el Congreso, tres senadores y un eurodiputado. Más que suficientes para detener de raíz la deriva separatista de CiU y para impulsar políticas sensatas. Convergencia abandonó hace tiempo la centralidad catalana y sólo hace seguidismo de ERC. La Unió de Duran, aunque refunfuñe de vez en cuando, sigue apoyando punto por punto y al pie de la letra todas las votaciones que han permitido el proceso soberanista y apoya al gobierno de la Generalitat que promueve el plan separatista como único objetivo de la legislatura. 

Mientras el Gobierno de España presenta un plan para bajar los impuestos y crear empleo, el gobierno de CiU tiene el tramo autonómico del IRPF más alto de España, ha subido tasas e impuestos, y ha recuperado el impuesto de sucesiones con ERC que había eliminado el PP catalán. Buscarán excusas, las de siempre, pero está en su mano bajar los impuestos a los catalanes. 

Esta es la centralidad, impulsar políticas que ayuden a solucionar los problemas reales de los catalanes e impulsar las reformas económicas y sociales para crear empleo. Todo lo demás son discursos vacíos de contenido que no van a ninguna parte. 

Duran se preocupa del día después de su marcha de la política y quiere recuperar los puentes rotos provocados por su apoyo inquebrantable a las políticas separatistas. Pero mientras insista en obedecer a Junqueras y a Mas no tendrá ninguna credibilidad. 

Cuando hace un tiempo desde el PP catalán planteamos la posibilidad de que fuerzas diversas, partidarias de la moderación y del diálogo dentro de la ley, buscáramos puntos de coincidencia para recuperar la fuerza de Cataluña dentro de España, Duran ignoró la propuesta. Ahora sólo transmite preocupación por su futuro personal fuera de la política. Si esto no es así que pase a los hechos y en el PPC tendrá un magnífico interlocutor. 

Enric Millo 
Vicesecretario de acción política del PPC y portavoz en el Parlament