Un nuevo acto en la obra teatral de CiU - Artículo ABC 17.03.2015

El show de CiU y ERC parece no tener fin. Cada semana interpretan una nueva comedia de desavenencias y reconciliaciones para distraernos de lo importante y no dejarnos ver que podemos perder el tren de la recuperación económica. Unió no romperá nunca con CDC por interés electoral. No lo ha hecho estos dos años que ha estado apoyando activamente y votando sumisamente a favor del separatismo político en Cataluña. También ha apoyado la política económica que ERC ha impuesto a CiU, la del tripartito, la del endeudamiento y la de priorizar el gasto en propaganda por encima del gasto social. 

Unió no ha presentado ninguna objeción a ampliar la losa del tripartito sobre el hombro de los catalanes. 

La llamada ‘hoja de ruta’ es el nuevo engaño de ERC y CIU. Ahora dejan de hablar de independencia y de plebiscitarias; pero no es un giro hacia la sensatez y el sentido común, sino un acto más de esta obra teatral. El debate separatista está en un callejón sin salida y escenificar una falsa polémica entre Unió y CDC es una manera desesperada de estirar la agonía del proceso separatista hasta las elecciones municipales. Que nadie se equivoque, Unió ha estado de acuerdo con esta deriva separatista desde el inicio. 

Cuando no es la ‘hoja de ruta’, es la nueva ocurrencia semanal de CiU y sus socios. No dejan de inventar cosas para mantener a la opinión pública distraída. Y me refiero al reciente nombramiento de 3 asesores republicanos del Govern para fiscalizar el proceso hacia la independencia, la ‘troika separatista’. Los ‘hombres de negro’ de ERC instalados en el Gobierno de la Generalitat para vigilar que CiU no les engañe y no incumpla los acuerdos. Es lo nunca visto y viene a demostrar el grado de desesperación y frustración de Artur Mas y sus socios. Al presidente de la Generalitat le va a salir mal la jugada y quizás lo está empezando a ver. Su propia encuesta, me refiero a la del Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat, dice que una gran mayoría de catalanes son conscientes de que no se debe poner en riesgo la recuperación con la amenaza separatista. Los contrarios a la independencia superan a los favorables. Este debate no lleva a ninguna parte, el Govern no debe perder más tiempo ni recursos públicos en ello. 

A CiU le vuelve a dar vergüenza hablar de independencia, ahora dicen que no lo son… y no nos extraña, ya que ahora todo el mundo sabe que la separación supone dividir a la sociedad catalana, convertir en extranjeros a nuestros compatriotas y salir de la UE. Lo extraño es que no le diera vergüenza antes. 

Enric Millo 
Vicesecretario del PPC y portavoz parlamentario