Ante el desafío : unidad de acción - Artículo ABC 12.01.2016

Ya tenemos presidente de la Generalitat. Después de una bochornosa subasta, llegando a límites grotescos de pérdida de dignidad y cediendo a las demandas del partido antisistema de la CUP, Carles Puigdemont será hoy presidente de la Generalitat. 

Basó su discurso en el debate de investidura del domingo en voluntad inequívoca de emprender acciones ilegales que no sólo contravienen el Estatut y la Constitución sino que ahondan aún más en la brecha que CDC, ERC y la CUP han infringido en la sociedad catalana, olvidando por completo al 52% de los votantes catalanes que no apostaron por partidos separatistas. Ante este desafío, el Partido Popular Catalán no se va a quedar impasible. Primero de todo, estaremos vigilantes para impedir cualquier vulneración de las reglas de juego en el Estado de Derecho. Y por otro lado, no vamos a perder ni un minuto más de los que inevitablemente nos han hecho perder con sus idas y venidas de negociaciones impidiendo la puesta en marcha del Parlament. La primera iniciativa que vamos a proponer es la celebración de un pleno sobre la verdadera primera preocupación de los catalanes: la lucha contra el paro y las medidas económicas y sociales para generar riqueza y crear empleo. 

Ahora bien, momentos como el actual requieren ir más allá. Nuestra obligación no es sólo intentar resolver los problemas actuales de los catalanes del presente, también es garantizar el progreso económico y el bienestar social en el futuro, en una Cataluña diversa y plural, dentro de España. Para ello es necesario hacer frente a cualquier iniciativa del desafío rupturista. Esto requiere unidad de acción y dejar de lado partidismos. Es necesario, ahora más que nunca, que nos pongamos de acuerdo en la defensa del interés general y del bien común. Debemos plantar cara. El presidente del grupo parlamentario, Xavier Garcia Albiol, iniciará esta misma semana una ronda de contactos con los líderes de los grupos parlamentarios de PSC, Cs y Catalunya Sí que Es Pot para mantener un encuentro y coordinar acciones en esa dirección. Tenemos que dejar a un lado nuestras diferencias y hablar sobre lo que nos une para actuar de manera conjunta. 

La hoja de ruta separatista anunciada ayer supone un atentado contra las libertades y la democracia. Es el momento de decir basta y es el momento de hacerlo juntos, de lo contrario, lo pagaremos caro. Y no me refiero a los costes electorales, ni muchísimo menos. Debemos pensar más allá y hacer un ejercicio de responsabilidad política excepcional. Dejar de pensar en las futuras elecciones y pensar en las futuras generaciones. Hay millones de catalanes que quieren seguir siendo españoles y que ahora mismo se sienten amenazados. No podemos dejar que nos dividan, que nos enfrenten a catalanes contra catalanes, a catalanes contra el resto de españoles. Hagámoslo realidad, garanticemos la plena democracia en Cataluña y las libertades de los catalanes. No sólo podemos hacerlo, es nuestro deber y lo vamos a hacer.

Enric Millo