Injustificable - Artículo ABC 02.02.2016

La consejera de la presidencia de la Generalitat hace unas semanas explicó en rueda de prensa que estaban estudiando la retirada de la personación de la Generalitat en diversas causas judiciales, entre ellas las que la Generalitat ejerce la acusación particular contra anti sistemas y okupas que supuestamente han causado daños en bienes públicos y agentes de la autoridad. Esta fue la manera de evidenciar el sometimiento del actual Govern a los miembros de las CUP. Sometimiento o peaje necesario para investir a Puigdemont, juzguen ustedes. 

El más antiguo de los procedimientos judiciales se remonta a 2011, cuando una protesta contra la visita de Artur Mas a la Universidad de Girona acabó con 12 imputados. Este sería uno de los casos de los que se retiraría la Generalitat. También lo haría de los procesos abiertos a raíz de los disturbios en Barcelona durante la huelga general de 2012, o de los detenidos en las manifestaciones contra en cierre de Can Vies, en Sants. 

Según el propio Govern, la retirada de la personación de todos estos casos está siendo estudiada amparándose en la jurisprudencia según la cual la Administración no debe personarse como acusación particular en procesos judiciales excepto los que impliquen el menosprecio de empleados y bienes públicos. Esa es su excusa. La realidad es otra. El Gobierno de la Generalitat ha tomado esta decisión fruto de la presión y exigencias de la CUP. Esta cesión del Govern, representante de todos los catalanes, ante los que de forma violenta y antidemocrática vulneran los derechos más elementales supone una pérdida irreparable para toda la sociedad catalana y para nuestra democracia. 

No hay justificación posible. No hay cesión posible ante los que ejercen terrorismo callejero. Es más, los que se expresan violentamente salen reforzados de esta decisión y el resto de catalanes que somos pacíficos y democráticos salimos claramente debilitados. La Generalitat, representante de todos los catalanes, tiene que denunciar los hechos ante la justicia para que se apliquen las penas que corresponda. 

Ante semejante desafío a la democracia y ofensa a la ciudadanía, el Partido Popular Catalán no se va a quedar quieto. En defensa de la democracia y de nuestros derechos hemos presentado en el Parlament una propuesta de resolución que va a forzar a todos los partidos a pronunciarse. Sin medias tintas, instamos a la Generalitat a no renunciar a ejercer la acusación en los procesos contra los antisistema y violentos. ¿Adivinan quién votará qué?

Enric Millo