Enric Millo : "Puigdemont no ha vingut al Parlament a demanar la confiança de ningú, ha vingut a amenaçar als catalans"

Roda de premsa d'Enric Millo al Parlament per valorar el discurs de Puigdemont

video

Enric Millo : "Puigdemont no ha vingut al Parlament a demanar la confiança de ningú, ha vingut a amenaçar als catalans"

Roda de premsa d'Enric Millo al Parlament per valorar el discurs de Puigdemont


Enric Millo : "referéndum o referéndum es Conflicto o Conflicto y los catalanes no quieren conflicto, quieren soluciones"

Rueda de prensa de Enric Millo para valorar el discurso de Puigdemont

video

Entrevista Ràdio4 : Millo "Puigdemont, de manera poc responsable, posa el Govern en mans dels radicals i això genera inestabilitat"

Entrevista a Enric Millo a Ràdio 4 aquest matí - 28.09.2016 

 "Puigdemont, de manera poc responsable, posa el Govern en mans dels radicals i això genera inestabilitat" 

 "Avui veurem al Parlament una escenificació teatral i mediàtica en un debat únicament dels independentistes i pels independentistes" 

 "Pedro Sánchez es troba en una posició molt feble i té una ambició fora de control"

video

Enric Millo : “demà veurem la confabulació de JxSI i la CUP que degrada el Parlament i pretén desvirtuar el debat de política general de la setmana que ve”,

El portaveu popular ha criticat com “demà veurem la confabulació de JxSI i la CUP que degrada el Parlament i desvirtua el paper de control al Govern”. “Pretenen desvirtuar el debat de política general de la setmana que ve”, ha assenyalat. “Serà llavors quan veritablement fem balanç De la gestió de Puigdemont al capdavant de la Generalitat, quan repassem l’acció de tots els departaments”, ha explicat insistint que “serà la setmana que ve i no demà quan Puigdemont s’examinarà davant del Parlament”. “Tot això no respon als interessos dels catalans ni al bé comú”, ha assegurat. 

En aquest sentit ha qualificat com a “molt greu” la “manipulació i utilització fraudulenta” del Parlament i ha alertat que el Centre d’Estudis d’Opinió deixa de fer aquest any l’enquesta sobre el debat de política general a canvi de fer una sobre la qüestió de confiança. “L’acció de Govern i els projectes de futur deixen de ser objecte d’anàlisi i valoració per part del CEO”, ha afegit. “És una demostració clara que volen ocultar la inacció del Govern desviant l’atenció cap a un debat que només és entre independentistes”, ha manifestat

video

Millo acusa Puigdemont de deixar el Govern en mans de la CUP i degradar el paper del Parlament

El portaveu del grup parlamentari del Partit Popular Català, Enric Millo, ha acusat avui el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, de deixar el Govern en mans de la CUP i degradar el paper del Parlament. Així ha valorat el ple de la qüestió de confiança que se celebrarà demà al Parlament. “Puigdemont vindrà a demanar la confiança de la CUP, és un debat entre independentistes que només interessa als independentistes”, ha explicat tot remarcant que “és només una escenificació de la nova pastanaga del procés que la CUP s’ha empassat a canvi de compromisos impossibles de complir”. “Puigdemont ve a buscar la confiança d’aquell que li va negar els pressupostos i guanyarà la votació, però els catalans pagaran la factura de la CUP en termes d’inestabilitat, incertesa i pèrdua en drets i llibertats”, ha afegit.



video

Article Punt Avui 22.09.2016 - Escriure amb els budells o fer-ho amb el cap...?

Escriure amb els budells o fer-ho amb el cap...? 

La setmana passada aquest mateix diari publicava, en la secció la Galeria, un article del Sr. Narcís Genís, titulat “Ciutadans invisibles”, en el que acusava el Govern del Partit Popular de mentir i maltractar els Gironins considerant-los invisibles, i a mi personalment de tenir molta barra per dir que complim amb els compromisos. 

Només es pot escriure un article com aquell des de la més absoluta animadversió contra un partit polític i manca d’objectivitat i realisme, així com des de la més profunda de les ignoràncies. He de dir que tot això ho podria entendre si es tractés d’algú que no tingués capacitat per analitzar la realitat i fer-ne una crítica objectiva i racional, però resulta incomprensible tractant-se d’un periodista que fins i tot ha arribat a presidir el seu propi col•legi professional a Girona. Si no el conegués personalment diria que es tracta d’algú que té una obsessió malaltissa contra el PP i els seus representants, que es considera amb el dret de mentir amb impunitat per desacreditar aquells que pensen diferent a ell, ocultant i deformant la realitat de les coses sense cap conseqüència rellevant. 

He de dir que aquell article estava ple d’imprecisions i mitges veritats, però el que és pitjor, era un article tendenciós en el que s’obviava intencionadament tot allò que s’ha fet a les comarques gironines durant els darrers 4 anys per part del Govern d’Espanya, i també tot allò que està pendent de fer, des de fa anys, a les nostres comarques per part del Govern de la Generalitat. 

En Genís afirmava que els gironins són invisibles pel Govern del PP, però la realitat és ben diferent. En aquests darrers 4 anys ha estat el Govern de Mariano Rajoy qui ha tornat a donar visibilitat a les comarques gironines posant-les, després de 7 anys d’oblit, a l’agenda de prioritats del Govern d’Espanya.

Per nosaltres els gironins som ben visibles i aquests anys al capdavant del Govern d’Espanya hem treballat molt intensament per atendre les prioritats que tenim ben identificades. I sí, és veritat Genís, no s’ha pogut acabar en 4 anys tot el desdoblament de la N-II pendent des de fa més de 25 anys a les comarques gironines, però ha fet més aquest Govern en 4 anys per aquesta infraestructura del que ha fet el PSOE al llarg de tota la seva història al capdavant del Govern d’Espanya. 

La realitat és que avui tenim ja a casa nostra la circumval•lació de la N-II a Girona que va, en tram gratuït per l’AP7, des de Fornells de la Selva fins a Vilademuls, el desdoblament del tram de la N-II de Caldes de Malavella a Sils, les obres en execució, que no empantanegades com les defineix en Genís, del tram de Sils a Maçanet de la Selva i la redacció dels projectes de la variant de Bàscara i de la de Pont de Molins, i tot això és gràcies al treball, la voluntat política i el compromís ferm del Govern del PP amb les comarques de Girona. 


Com també ho és, només per posar alguns exemples, que des del gener del 2013 les nostres comarques estiguin connectades en Alta Velocitat amb les altres 3 capitals catalanes així com amb moltes ciutats tant de la resta d’Espanya com de França; que la ciutat de Girona tingui, després d’anys d’espera, una nova Biblioteca de l’Estat a la ciutat, la més moderna d’Espanya, per cert; que avui els camins de ronda de la costa gironina, com per exemple els de Calonge, Roses, Palamós o Tamariu, siguin més transitables i segurs després d’anys en mal estat i fins i tot en algun cas tancats per perillosos; que a les nostres comarques més de 2.150 empreses hagin cobrat les més de 15.000 factures que tenien pendents d’abonar-los-hi 111 ajuntament gironins per un valor de més de 74 milions d’euros; que més de 13.200 gironins s’hagin beneficiat en aquests últims anys dels incentius del Govern per a la contractació indefinida; que s’hagin millorat les estacions del tren convencional de Figueres, Caldes de Malavella, Sils o Maçanet de la Selva; que s’hagi desencallat el projecte de construcció del Passeig del Molinet de l’Estartit; que ja estiguin fets tots els tràmits per tal que en breu puguin començar les obres d’execució de construcció d’una rotonda a la zona de l’Estació de l’AVE a Vilafant així com d’una rotonda a la Plaça del Sol de Figueres; que s’hagi redactat i aprovat una nova Llei de Costes que dóna seguretat jurídica i solució als problemes que teníem plantejats a les nostres comarques. 

No s’ha pogut fer tot, és cert, la mala situació econòmica del Govern de l’Estat heretada el 2011, així com la situació de crisi econòmica que hem travessat, han obligat a fer ajustos i sacrificis que no han permès anar més ràpid i arribar a tot. Però després de 4 anys al capdavant del Govern i gràcies a les mesures preses i les reformes fetes, ha canviat la situació econòmica i ara som el país que més creix d’Europa, la qual cosa permetrà seguir creixent i creant ocupació. 

És per aquest motiu que volem seguir avançant en la bona direcció i treballant per la realització i finalització de projectes importants pendents a casa nostra. Les comarques gironines i els seus veïns són, per a nosaltres, importants, visibles i una prioritat, i a l’espera estem que algun dia així sigui també pel Govern de Catalunya. 

J. Enric Millo Rocher 
President Provincial PPC Girona

Artículo ABC 20.09.2016 - "Sin Complejos"

Sin complejos 

El nacionalismo catalán durante la Transición pareció surgir como un impulso integrador, pero hoy pone en riesgo la convivencia y frena el desarrollo económico por haberse transformado en una máquina independentista. Avanzan hasta donde les dejamos los demócratas. Son unos irresponsables por poner en marcha un auténtico régimen totalitario para gobernar Cataluña, pervierten la democracia y atentan contra la legalidad democrática y el Estado de Derecho. Esta situación que se da en Cataluña no es un problema que se circunscribe a esta Comunidad; lo que estamos viviendo afecta a todos los españoles y a las instituciones demo
cráticas del Estado.

Los separatistas tensionan sin rubor la sociedad para azuzar la desafección y el odio hacia España y no les importa racionar en los servicios sociales más básicos con tal de poder culpar a su recurrente chivo expiatorio. Es una lógica perversa en la que no les importa los daños que puedan causar. Este nacionalismo ha acelerado toda su maquinaria para dar el golpe definitivo y conseguir, desafiando al Estado, un escenario de ruptura. 

Alguien aún cree que existe una ralentización del proceso pero esta sensación es tan dañina como errática. Sólo están esperando que se den las circunstancias idóneas para alcanzar su objetivo. Retorcerán todos los instrumentos y todas las instituciones que puedan para intentar romper España. 

Como catalán, como amante de la Cataluña abierta y plural en la que he nacido y crecido, apelo al sentido común y al trabajo conjunto de todos los españoles para reforzar una España democrática que ha sabido construir uno de los sistemas más descentralizados del mundo y entender y reconocer como propia la pluralidad cultural de un país tan complejo como el nuestro. 

Debemos recuperar el relato de la ilusión y mostrar la España real a todos aquellos catalanes que han creído, de buena fe, en el canto de sirenas independentista, para evitar que la ceguera trunque la recuperación económica y social de nuestro país. 

Las instituciones del Estado tienen que entender la verdadera dimensión del desafío secesionista. No debemos caer en el cortoplacismo creyendo que esto se ha acabado. Todo lo contrario. El independentismo ha penetrado en la mente de muchos catalanes a través de una campaña de ingeniería social impropia de las democracias y, por tanto, la única manera de corregir esta situación es mediante un correcto diagnóstico de la misma. Hay que poner en marcha un plan que contrarreste toda la propaganda. Estamos ante una gran oportunidad. No hay que tener ni miedo ni complejos. Tenemos la ley, la democracia y la razón. 

Enric Millo 
Vicesecretario de Acción Política y portavoz parlamentario del PPC

Per una Diada de tots i per a tots - 11 de setembre de 2016

Manifest del PPC - Diada de Catalunya 2016

CRIDA ALS CATALANS

Els catalans celebrem avui una nova Diada. I després d’anys on el radicalisme ha estat el protagonista, creiem que ha arribat l'hora de superar el bucle independentista i de recuperar una Catalunya tolerant, oberta i fraternal, espai de diàleg i concòrdia, motor d'Espanya i referent internacional. Per això, des del Partit Popular Català volem aprofitar aquest dia assenyalat per fer una crida sincera i sentida a tots els catalans. 

Fem una crida, en primer lloc, a recuperar la Diada de tots. Volem una festa compartida, perquè Catalunya és de tots els catalans, també nostra. Els independentistes no poden seguir segrestant les nostres festes, les nostres institucions i la nostra vida política. Una Diada de tots no pot ser contra ningú, ha de ser una diada centrada en tots els catalans, i representada per la senyera, símbol de la Catalunya democràtica i inclusiva on tots ens podem sentir respectats. 

Fem una crida, també, a construir una Catalunya renovada. La societat truca a la porta de la política amb necessitats urgents. Ha arribat l'hora de sortir de les trinxeres d’un conflicte estèril i treballar plegats per una economia més dinàmica i una societat més justa. Tenim un camí ple de reptes que podem recórrer junts. Les famílies necessiten una fiscalitat més justa, un sistema educatiu inclusiu i excel·lent, un clima de seguretat ciutadana i una aposta global per la conciliació. Les persones vulnerables i els aturats mereixen un govern del tot centrat en dedicar els recursos públics per crear més i millors llocs d’ocupació i combatre la pobresa. Els autònoms i els emprenedors reclamen reformes que estimulin el creixement, premiïn l'esforç i fomentin la creativitat. Les persones grans demanen millors prestacions i un paper més actiu en la vida col·lectiva. I la societat catalana, en definitiva, sol·licita recuperar els ponts de diàleg i l'esperit d'acord. 

Fem una crida a la serenor i a l'esperança. Els catalans tenim un gran futur per endavant si apostem pel seny i la concòrdia. Tenim l'oportunitat de liderar la recuperació econòmica a Espanya i ser una gran base d'operacions de l'economia i el comerç mundial. Tenim l’experiència, els fonaments econòmics, les bases industrials, el coneixement i el teixit civil per situar-nos a l'avantguarda social i econòmica. No és un futur imaginat. És un futur possible si no ho malmet la divisió civil, la tensió política i la inseguretat jurídica, i si no perdem més el temps

És l'hora de la reconciliació per guanyar el futur. Demanem a tots els sectors socials i polítics abandonar el camí de la radicalitat i la ruptura per caminar junts en la construcció d'una Catalunya capdavantera, de tots i per a tots.

Visualitza aquí la lectura del manifest  a l,Acte del PPC d,aquest matí a Barcelona 

"Fem una crida als catalans a treballar tots junts per la convivència i que l'11 de setembre torni a ser la Diada de tots"


"Volem que l'11 de setembre torni a ser la Diada de tots els catalans i no tan sols, com passa actualment des de fa 5 anys, d'aquells qui volen trencar i separar-se de la resta d'Espanya i amb la convivència a casa nostra"

 "La decisió de Puigdemont i Forcadell, de participar en les diferents manifestacions a favor de la independència del proper 11 de setembre, és una manca de respecta a allò que ambdós representen que és a tots els catalans" 

 "Aquesta decisió, és un error, està fora de lloc i suposa un desafiament del President de la Generalitat a una gran majoria de catalans i catalanes" 


Oportunidad ante el reto catalán - artículo El Mundo 09.08.2016

TRIBUNA POLÍTICA El autor pide que se movilice a esa mayoría social no independentista de Cataluña y que se ponga en marcha un plan que contrarreste toda la marea de propaganda del secesionismo


OPORTUNIDAD ANTE EL RETO CATALÁN

J. ENRIC MILLO ROCHER


 «El independentismo ha penetrado a través de una campaña de ingeniería social impropia de las democracias» 

EL RESULTADO de las elecciones del 26 de junio supone una gran oportunidad para España. Si seguimos por el camino emprendido por el presidente del Gobierno y consolidamos la recuperación económica conseguiremos acabar con los estragos de la gran recesión que hemos sufrido durante demasiados años. Es, por lo tanto, una oportunidad para afrontar con valor, coraje y sensatez los desafíos a los que se enfrenta nuestro país, siendo uno de ellos, quizá el más importante y acuciante, el reto planteado por el nacionalismo catalán. 

El nacionalismo es un viejo conocido en Europa y una degeneración ideológica del patriotismo altamente volátil, capaz de unir pueblos, sí, pero también de degradarlos. En Cataluña, durante la Transición, pareció surgir como un impulso integrador, pero hoy nos encontramos ante un movimiento que pone en riesgo la convivencia y frena el desarrollo económico por haberse transformado en una máquina independentista. Un secesionismo que usa y abusa de las instituciones democráticas de las que nos hemos dotado los españoles para alcanzar sus objetivos, que sabe camuflarse debidamente para pasar desapercibido aunque va haciendo camino esperando el momento oportuno para actuar y que muestra su verdadera esencia a medida que va controlando los recursos públicos e imponiendo su relato sociopolítico en el imaginario colectivo. 

El último ejemplo de esto lo hemos visto hace solo unos días con la aprobación en el Parlamento de Cataluña de una resolución que directa y contundentemente plantea la secesión unilateralmente sin hacer caso al Tribunal Constitucional, que había advertido previamente de que la propuesta a votar en la Cámara autonómica era ilegal. Los nacionalistas avanzan hasta donde les dejamos los demócratas y utilizan las instituciones a su gusto y beneficio. Esta votación parlamentaria (en base a una resolución anulada por el Tribunal Constitucional) es la muestra de degeneración política a la que nos enfrentamos. Los partidos nacionalistas son unos irresponsables por poner en marcha un auténtico régimen totalitario para gobernar Cataluña, pervierten la democracia y atentan contra la legalidad democrática y el Estado de Derecho. Esta situación que se da en Cataluña no es un problema que se circunscribe a esta Comunidad; lo que estamos viviendo es un gravísimo problema para el conjunto de los españoles, para las instituciones democráticas del Estado y para España. 

Si hacemos un ejercicio diacrónico vemos que la evolución del esquema mental nacionalista responde a esa metamorfosis instrumental. Hemos pasado de una aparente y bienintencionada narrativa nacionalista integradora e inclusiva de los primeros años del llamado pujolismo a una utilización perversa de todas las herramientas a su alcance para poder llevar a cabo un proyecto de raíz irracional que pretende homogeneizar la sociedad catalana y monopolizar todos los ámbitos sociales, deportivos, económicos y políticos de Cataluña. Cabe recordar el Proyecto 2000, ideado por Jordi Pujol en los años 80, y cuyos frutos hemos podido ver y padecer desde ese despertar secesionista hasta la epifanía rupturista surgida a partir de 2012 entre los próceres de Convergència, ahora transformado en Partit Demòcrata Català (PDC). En resumen, el Proyecto 2000 concluía que el movimiento nacionalista debía controlar todos los ámbitos públicos en Cataluña. 

El separatismo independentista no repara en dispendios; utiliza sin rubor el tensionamiento de amplias capas de la sociedad para azuzar la desafección y el odio hacia España y no le importa racionar en los servicios sociales más básicos y necesarios con tal de poder culpar a su recurrente chivo expiatorio. Es una lógica perversa, de estructura leninista y obsesiva, en la que prevalece lo que los secesionistas creen ideal frente a lo real y en la que no les importan los daños que puedan causar en la economía ni que se esté lastrando el provenir de las próximas generaciones. Para comprobar lo que digo sólo hay que preguntar a los profesionales de la sanidad catalana. 

Este nacionalismo, ahora ya desacomplejado y convertido en separatismo, creyendo que había llegado su momento histórico ante la debilidad de un Estado azotado por una gravísima crisis económica y de valores, ha acelerado toda su maquinaria para dar el golpe definitivo y conseguir, desafiando al Estado, un escenario de inapelable ruptura. Todavía alguno creía que existía una aparente ralentización del proceso, lo que coloquialmente se denomina como «ha bajado el suflé», pero esta sensación es tan dañina como errática. El independentismo sólo está esperando que se den las circunstancias idóneas para alcanzar su objetivo y no le importa si durante este tiempo tiene que pactar con la izquierda anticapitalista de las CUP o hacer caso omiso a la derrota de su plebiscito del 27-S. Retorcerán todos los instrumentos y todas las instituciones a su alcance para intentar romper España, sabedores de que, en pocos años, tendrán una legión de nuevos votantes surgidos de las escuelas en las que la prioridad es la formación del espíritu independentista y no valores pedagógicos. 

Como catalán, como amante de la Cataluña abierta y plural en la que he nacido y crecido, admirador como soy de nuestra historia, lengua y cultura, apelo al sentido común y al trabajo conjunto de todos los españoles para reforzar una España democrática que ha sabido construir uno de los sistemas más descentralizados del mundo y entender y reconocer como propia la pluralidad cultural de un país tan complejo como el nuestro. Hoy, España tiene la oportunidad de convertirse en un referente para esta Unión Europea tan dubitativa porque somos ejemplo de una verdadera unión en la diversidad, de generosidad para con todos sus pareceres y para todas sus cosmovisiones y particularismos. Todos los españoles debemos reconocer a España como lo que es: un gran país proyectado hacia el mundo, una democracia cuya mejora no tiene límite, una sociedad abierta e inclusiva donde todos nos sentimos cómodos y donde nuestros hijos tengan un futuro mejor. 

Es necesario recuperar el relato de la ilusión y mostrar la España real a todos aquellos catalanes que han creído, de buena fe, en el canto de sirenas independentista, para evitar que la ceguera trunque la recuperación económica y social de nuestro país. 

Las instituciones del Estado en su conjunto tienen que entender la verdadera dimensión del desafío secesionista. No debemos caer en el cortoplacismo creyendo que esto se ha acabado. Todo lo contrario. El independentismo ha penetrado en la mente de muchos catalanes a través de una campaña de ingeniería social impropia de las democracias y, por tanto, la única manera de corregir esta situación es mediante un correcto diagnóstico de la misma. Hay que movilizar a esa mayoría social no independentista existente en Cataluña y poner en marcha un plan que contrarreste toda la marea de propaganda con la que el secesionismo pretende conseguir una mayoría social sumisa a sus sueños decimonónicos. Hemos de sacudirnos el régimen totalitario que impone su voluntad a la mayoría de los catalanes y que está fraguando una sublevación del orden legal. Literariamente hablando, es un esperpento. Pero de consecuencias reales y de difícil previsión. 

Como decía al inicio de este artículo, estamos ante una gran oportunidad. Nuestro Gobierno ha hecho las cosas razonablemente bien; la ciudadanía así lo ha reconocido en las urnas: hemos salido de la recesión y estamos ya situados en el camino de la recuperación económica. Es, pues, el momento de centrarnos en la puesta en marcha de un plan que nos permita dejar atrás definitivamente el desafío independentista en Cataluña. Un plan en el que la inteligencia, lo emocional y lo simbólico vayan de la mano de la razón que nos acompaña. Sin cantos de sirenas y sin peix al cove. 

No hay que tener ni miedo ni complejos. Tenemos la ley, la democracia y la razón. Estamos en el lado correcto de la historia, pero para superar al independentismo no podemos ni debemos menospreciar el problema que supone este desafío para el conjunto de los españoles y, especialmente, para la mayoría de catalanes que somos contrarios tanto a la ruptura como a los riesgos a los que nos empuja el populismo independentista. 

 J. Enric Millo Rocher es portavoz del PP catalán.

Oportunidad ante el reto catalán - artículo El Mundo 09.0.2016

TRIBUNA POLÍTICA El autor pide que se movilice a esa mayoría social no independentista de Cataluña y que se ponga en marcha un plan que contrarreste toda la marea de propaganda del secesionismo


OPORTUNIDAD ANTE EL RETO CATALÁN

J. ENRIC MILLO ROCHER


 «El independentismo ha penetrado a través de una campaña de ingeniería social impropia de las democracias» 

EL RESULTADO de las elecciones del 26 de junio supone una gran oportunidad para España. Si seguimos por el camino emprendido por el presidente del Gobierno y consolidamos la recuperación económica conseguiremos acabar con los estragos de la gran recesión que hemos sufrido durante demasiados años. Es, por lo tanto, una oportunidad para afrontar con valor, coraje y sensatez los desafíos a los que se enfrenta nuestro país, siendo uno de ellos, quizá el más importante y acuciante, el reto planteado por el nacionalismo catalán. 

El nacionalismo es un viejo conocido en Europa y una degeneración ideológica del patriotismo altamente volátil, capaz de unir pueblos, sí, pero también de degradarlos. En Cataluña, durante la Transición, pareció surgir como un impulso integrador, pero hoy nos encontramos ante un movimiento que pone en riesgo la convivencia y frena el desarrollo económico por haberse transformado en una máquina independentista. Un secesionismo que usa y abusa de las instituciones democráticas de las que nos hemos dotado los españoles para alcanzar sus objetivos, que sabe camuflarse debidamente para pasar desapercibido aunque va haciendo camino esperando el momento oportuno para actuar y que muestra su verdadera esencia a medida que va controlando los recursos públicos e imponiendo su relato sociopolítico en el imaginario colectivo. 

El último ejemplo de esto lo hemos visto hace solo unos días con la aprobación en el Parlamento de Cataluña de una resolución que directa y contundentemente plantea la secesión unilateralmente sin hacer caso al Tribunal Constitucional, que había advertido previamente de que la propuesta a votar en la Cámara autonómica era ilegal. Los nacionalistas avanzan hasta donde les dejamos los demócratas y utilizan las instituciones a su gusto y beneficio. Esta votación parlamentaria (en base a una resolución anulada por el Tribunal Constitucional) es la muestra de degeneración política a la que nos enfrentamos. Los partidos nacionalistas son unos irresponsables por poner en marcha un auténtico régimen totalitario para gobernar Cataluña, pervierten la democracia y atentan contra la legalidad democrática y el Estado de Derecho. Esta situación que se da en Cataluña no es un problema que se circunscribe a esta Comunidad; lo que estamos viviendo es un gravísimo problema para el conjunto de los españoles, para las instituciones democráticas del Estado y para España. 

Si hacemos un ejercicio diacrónico vemos que la evolución del esquema mental nacionalista responde a esa metamorfosis instrumental. Hemos pasado de una aparente y bienintencionada narrativa nacionalista integradora e inclusiva de los primeros años del llamado pujolismo a una utilización perversa de todas las herramientas a su alcance para poder llevar a cabo un proyecto de raíz irracional que pretende homogeneizar la sociedad catalana y monopolizar todos los ámbitos sociales, deportivos, económicos y políticos de Cataluña. Cabe recordar el Proyecto 2000, ideado por Jordi Pujol en los años 80, y cuyos frutos hemos podido ver y padecer desde ese despertar secesionista hasta la epifanía rupturista surgida a partir de 2012 entre los próceres de Convergència, ahora transformado en Partit Demòcrata Català (PDC). En resumen, el Proyecto 2000 concluía que el movimiento nacionalista debía controlar todos los ámbitos públicos en Cataluña. 

El separatismo independentista no repara en dispendios; utiliza sin rubor el tensionamiento de amplias capas de la sociedad para azuzar la desafección y el odio hacia España y no le importa racionar en los servicios sociales más básicos y necesarios con tal de poder culpar a su recurrente chivo expiatorio. Es una lógica perversa, de estructura leninista y obsesiva, en la que prevalece lo que los secesionistas creen ideal frente a lo real y en la que no les importan los daños que puedan causar en la economía ni que se esté lastrando el provenir de las próximas generaciones. Para comprobar lo que digo sólo hay que preguntar a los profesionales de la sanidad catalana. 

Este nacionalismo, ahora ya desacomplejado y convertido en separatismo, creyendo que había llegado su momento histórico ante la debilidad de un Estado azotado por una gravísima crisis económica y de valores, ha acelerado toda su maquinaria para dar el golpe definitivo y conseguir, desafiando al Estado, un escenario de inapelable ruptura. Todavía alguno creía que existía una aparente ralentización del proceso, lo que coloquialmente se denomina como «ha bajado el suflé», pero esta sensación es tan dañina como errática. El independentismo sólo está esperando que se den las circunstancias idóneas para alcanzar su objetivo y no le importa si durante este tiempo tiene que pactar con la izquierda anticapitalista de las CUP o hacer caso omiso a la derrota de su plebiscito del 27-S. Retorcerán todos los instrumentos y todas las instituciones a su alcance para intentar romper España, sabedores de que, en pocos años, tendrán una legión de nuevos votantes surgidos de las escuelas en las que la prioridad es la formación del espíritu independentista y no valores pedagógicos. 

Como catalán, como amante de la Cataluña abierta y plural en la que he nacido y crecido, admirador como soy de nuestra historia, lengua y cultura, apelo al sentido común y al trabajo conjunto de todos los españoles para reforzar una España democrática que ha sabido construir uno de los sistemas más descentralizados del mundo y entender y reconocer como propia la pluralidad cultural de un país tan complejo como el nuestro. Hoy, España tiene la oportunidad de convertirse en un referente para esta Unión Europea tan dubitativa porque somos ejemplo de una verdadera unión en la diversidad, de generosidad para con todos sus pareceres y para todas sus cosmovisiones y particularismos. Todos los españoles debemos reconocer a España como lo que es: un gran país proyectado hacia el mundo, una democracia cuya mejora no tiene límite, una sociedad abierta e inclusiva donde todos nos sentimos cómodos y donde nuestros hijos tengan un futuro mejor. 

Es necesario recuperar el relato de la ilusión y mostrar la España real a todos aquellos catalanes que han creído, de buena fe, en el canto de sirenas independentista, para evitar que la ceguera trunque la recuperación económica y social de nuestro país. 

Las instituciones del Estado en su conjunto tienen que entender la verdadera dimensión del desafío secesionista. No debemos caer en el cortoplacismo creyendo que esto se ha acabado. Todo lo contrario. El independentismo ha penetrado en la mente de muchos catalanes a través de una campaña de ingeniería social impropia de las democracias y, por tanto, la única manera de corregir esta situación es mediante un correcto diagnóstico de la misma. Hay que movilizar a esa mayoría social no independentista existente en Cataluña y poner en marcha un plan que contrarreste toda la marea de propaganda con la que el secesionismo pretende conseguir una mayoría social sumisa a sus sueños decimonónicos. Hemos de sacudirnos el régimen totalitario que impone su voluntad a la mayoría de los catalanes y que está fraguando una sublevación del orden legal. Literariamente hablando, es un esperpento. Pero de consecuencias reales y de difícil previsión. 

Como decía al inicio de este artículo, estamos ante una gran oportunidad. Nuestro Gobierno ha hecho las cosas razonablemente bien; la ciudadanía así lo ha reconocido en las urnas: hemos salido de la recesión y estamos ya situados en el camino de la recuperación económica. Es, pues, el momento de centrarnos en la puesta en marcha de un plan que nos permita dejar atrás definitivamente el desafío independentista en Cataluña. Un plan en el que la inteligencia, lo emocional y lo simbólico vayan de la mano de la razón que nos acompaña. Sin cantos de sirenas y sin peix al cove. 

No hay que tener ni miedo ni complejos. Tenemos la ley, la democracia y la razón. Estamos en el lado correcto de la historia, pero para superar al independentismo no podemos ni debemos menospreciar el problema que supone este desafío para el conjunto de los españoles y, especialmente, para la mayoría de catalanes que somos contrarios tanto a la ruptura como a los riesgos a los que nos empuja el populismo independentista. 

 J. Enric Millo Rocher es portavoz del PP catalán.